Es el momento para que sonrías

Existe mucha gente con complejos a la hora de sonreír porque les falta alguna pieza. Esto, afortunadamente puede corregirse con implantes, sustitutos artificiales de la raíz natural del diente. Están hechos de un material biocompatible. Esto quiere decir que es aceptado completamente por nuestro organismo.

Gracias a la fijación del implante al hueso es posible reemplazar uno o más dientes perdidos. Sobre el implante, colocamos la prótesis devolviendo al paciente la función masticatoria y estética dental y la estética dental.

Los implantes son un método seguro y fiable, utilizado por millones de personas en todo el mundo.

Con los implantes podrás volver a hablar, reír, comer, beber y sentirte de nuevo, con seguridad para sonreírle a la vida.

Un implante dental es muy similar al diente real: es estable y funcional. La prótesis, al ser fija, es mucho más cómoda que una dentadura floja, mal ajustada, que se mueve, nos molesta y nos da inseguridad.

Por otro lado, la colocación de los implantes, estimula el hueso y las encías garantizan un resultado estético óptimo.

Cada paciente debe recibir un diagnóstico clínico exhaustivo, previa realización de cualquier tratamiento con implantes dentales.

El único inconveniente para someterse a este tratamiento, podría ser, la falta de hueso u otra circunstancia que imposibilitara la colocación del implante.

Por eso, le invitamos a que nos visite para proceder a un análisis clínico completo.